Ángel o Diablo

Eres actor de segunda
y protagonista de una vida
basada tan sólo en la duda.
En tu mirada se vislumbra
el temor a ser descubierto
por eso disfrazas la verdad
de elaborada palabra, encubierto.
Te escondes,
cobijado detrás de la pantalla
donde ya sólo se proyectan
las tomas falsas.
Y crees que te sientes seguro
porque ya conoces de memoria
cada punto y coma
de tu guión elaborado.
Te resulta ya tan fácil,
que las dudas inundan tu escenario.
Ya no sabes,
donde termina el actor
y empieza el ser humano.
Tus gestos, tu mirada
que ya no dicen nada
porque la película está limitada.
Y es que has creado
tantas reposiciones de ti mismo,
que tu esencia pura
ya se ha perdido en algún abismo.
Te has quedado
entre un papel y la vida,
tan solo esperando
que alguien te reconozca,
que alguien se apiade y te recoja.
No le pediré autógrafo
a un actor pasado de moda.
Eres Ángel o Diablo
tu sabes quien soy
y entiendes de lo que te hablo.
diciembre 17, 2009

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *