Antiguos cantares

Esta es la historia
de un lejano castillo
perdido en las colinas
de algún valle escondido.
Tus muros alzados
en pos de reina y rey amados,
de una tierra, es fecunda torre
aunque ya no exista tu nombre.
Castillo creado de sueño
de alguna familia noble,
que fortaleza vio en tus torres.
«Mi señor,
amo de esta tierra pobre,
no oséis olvidarla,
quered con vuestra mano, alcanzarla.
Mas si vive en vuestro recuerdo,
se alzarán otra vez las torres
y la buena esperanza habrá vuelto»
De estas tierras nobles
sabido es,
que con presentes de robles
un puente haréis,
que una sueños con realidades,
que desde lo alto de una torre
pronto nos vereis.
noviembre 30, 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *