Siempre tu…

Pensarte conmigo, soñarte solos los dos, como compases de una misma canción… Somos eso, la melodía de una misma ilusión. Y te retengo entre mi memoria y el recuerdo, entre las ganas de volver a verte y el miedo a querer… Hasta llegar a la obsesión por tenerte, por poder demostrarte que no hay nadie más, que lo demás tan solo forma parte del humo que todo lo envuelve… y que sólo tú eres la nota que le falta a mis compases… Siempre tú, eterno deseo de amarte…
abril 15, 2012

  • "Siempre": qué bella palabra, ¿verdad, María? El eterno deseo nos define, nos configura como poetas…
    Recuerda que lo conozco bien.
    Besos de alma.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *