Sonidos en el viento

Se oyen los sonidos lejanos, de unas notas tocadas con un piano,
y mirando a través de los portones de madera,
del balcón cerrado, mi mirada se prende,
de las copas de unos robles,
que se mecen con la brisa que recorre el pueblo entero.
De la chimenea alta, del tejado de la casa de enfrente,
sale un humo blanquecino, manchando el cielo de pequeñas nubes,
anunciando que la leña, está siendo devorada
por las llamas de una fogosa lumbre.
En mis oídos,
las notas de un piano,
y algún canto de un pájaro atrevido,
que quiere ponerle letra,
a la melodía que está sonando,
y gotitas de lluvia, que como lágrimas del cielo,
empiezan a mojar los cristales, por los que miro.
Siento en mis piernas, el roce del calor del fuego,
que me sosiega el alma,
y me dejo llevar por la tranquilidad
que traen los robles meciéndose, y por los sonidos del piano,
y por el canto de ese pájaro……
abril 20, 2009

  • Un bonito poema, muy retratista por cierto.

    María, necesito el mail de la cuenta blogger a la que tengo que agregar. Si no quieres dejarlo en un comentario y que quede a la vista del público, puedes enviarlo al correo de la gaceta.

    Nos leemos

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *